-NO TE PREGUNTES SI ERES FELIZ, PREGÚNTATE SI HACES FELICES A QUIENES TE RODEAN.

lunes, 13 de abril de 2015

El “efecto llamada”



No tengo muy claro que abundar en el comportamiento de algunos racionales que pululan en nuestra dimensión sea bueno para nuestro colectivo. Me refiero a los de las trampitas en el  monte. La "publicidad" de estas acciones crea un efecto llamada de mamíferos paralelos a los que les pone cachondos la ideita.
                                                                                                   
En cuanto a los que no le encontráis explicación, no es tan complicado de entender, los humanos no somos clones y es por ello que revolotean entre nosotros pequeños Nicolases, fans de Gemeliers, hinchas de futbol, los que se casan sin verse o el colectivo “Princesa del Pueblo” que consiguieron subir en una encuesta hace un par de años a la quinta posición como fuerza política a Belén Esteban.

Luego están los "otros", los que al salir de un vientre salen torcidos, no creo que la definición adecuada sea la de malas personas,  parece más como que son almas errantes que no encontraron correctamente la salida del útero, como algunos políticos clase beta, yihadistas que nos ponen los pelos de punta con lo que ahora les ha dado por hacer porque “mola”, y ahora, los de las trampitas, para que como poco nos demos un revolcón.

La "publicidad" de estas acciones crea un efecto llamada al lelo, no conciencia a estos torcidos de testa, los estimula, y además, como la mayoría son bobos de origen, no se les ocurre hasta que no se lo enseñamos nosotros con nuestras protestas las cachondadas que pueden hacer con unos clavitos y un palote.

No sé yo…                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario