-NO TE PREGUNTES SI ERES FELIZ, PREGÚNTATE SI HACES FELICES A QUIENES TE RODEAN.

jueves, 11 de junio de 2015

Los cuentos de nuestra niñez



En una de mis cenas semanales con mi grupo de amigos de la niñez, esos amigos que desde hace 40 años, están ahí, a mi lado, para lo bueno y para lo malo, para lo duro y para lo peor.

Esos amigos que los conoces en pantalón corto y que sabes que llegas a la vejez junto a ellos. Uno de ellos, insomne insigne, nos deleitaba, como cada semana desde que ya no recuerdo cuando, con sus divagaciones en sus desveladas noches que por largas, le invitan a pensar y mortificarse en lo que el resto de los humanos, que dormimos a pierna suelta, no encontramos rato para hurgar en nuestras cabezas.

Es probable que su desestábilo mental de ayer –uno por semana tiene sin faltar- lo haya sacado de internet, no lo sé, pero cierto es que con los que ya llevo acumulados semana a semana y que cada día me sorprende más con los asuntos con los que se come la pelota, fácil que éste también sea de su propia cosecha, en cualquier caso, tanto si lo es, como si no, os lo reproduzco porque no tiene desperdicio y seguro estoy que muchas horas le ha robado al sueño y muchas más le robará, buscando una explicación lógica, que dicho sea de paso, nunca encontrará.

Algunos de vosotros, por jóvenes, igual ni os suenan los protagonistas de los siguientes cuentos pero al loro con las preguntas de mi querido amigo, que son para tostarse.

Caperucita y el lobo feroz:

Ésta tía era una puta zorra además de mala nieta. El cuento miente, caperucita no veía a su abuela más que de pascuas a ramos ¿si no, como es posible que cuando visitó a su abuela y ésta era el lobo feroz en la cama con un estúpido trapo en la cabeza como único atuendo disimulatorio, la zorra ésta no se percatara de que los rasgos (fauces) de su abuela no correspondían con ella? ¡Vamos que no la visitaba ni patrás!

Garbancito:

¿Cómo este estúpido garbanzo cuando se ponía esas botas gigantes no se le escocían las ingles?

Hamsel y Gretel:

¿Que decir de estos dos cursis y repelentes hermanitos? Mi amigo se pregunta denodadamente porqué estando al borde de la extenuación muertos de hambre y van a buscar la puta casita de chocolate, para no perderse empiezan a hacer un reguero a su paso de migas de pan, ¡coño, ahórrate el paseo joder! Cómete las migas ostias.

Blancanieves Blancanieves......

¡Ay Blancanieves! ¿Porque esta fulana buscaba un príncipe? ¿Con que fin? ¿Es que no le valía con trajinarse todas las noches a siete enanos?

El Correcaminos:

Pero mira que me cae mal este estúpido animal, la que le lía al pobre coyote cada vez que se cruzan.

El coyote solo busca comer, ¡subsistir! El majadero de bicho éste, mitad pollo, mitad Paz Padilla es joder, únicamente joder.

Aún así, el coyote tonto es, ¿a que viene insistir capítulo tras capítulo con una dinamita de mierda que nunca estalla? siempre falla cuando tiene que reventar al puto pollo y al siguiente capítulo otra vez, erre que erre, otra vez la misma marca de dinamita. ¡Ostias! ¡Reacciona tío! ¡Cambia de proveedor tonto los cojones!

En fin, alguno me dejo en el tintero, pero ahí os dejo un retazo de las insomnes noches de un gran amigo que nos entretiene y nos hace olvidar el día a día, semana tras semana.

Gracias Bela!!! Sigue así, aunque no te entienda un carajo.

¿Por cierto, no te parece que los 3 cerditos son 3 gilipollas integrales porque si sabían construir podían haber hecho un par de promociones inmobiliarias, y con la pasta contratar a un oso que sodomizara al puto lobo?

No sé, hablo por no callar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario