-NO TE PREGUNTES SI ERES FELIZ, PREGÚNTATE SI HACES FELICES A QUIENES TE RODEAN.

miércoles, 29 de julio de 2015

Los peñazos del facebook




Queridos amigos, porque queridos sois si aquí os tengo.

Aunque como manifiesto dejo que aprecio os tengo y a la par, como seres humanos ponderados y venerados sois, hay cosas que me resulta imposible facilitaros aunque por muchos de vosotros mi vida diera con solo si pedirla fuera.

Pero.... no puedo facilitaros pastillas para el Candy ese de las pelotas, tampoco puedo poner velas, ni virtuales ni de veras. Ni dar a compartir para salvar a los pájarillos azules de Sumatra ni para desear saludable vida a todos los perrilos que abandonados quedan porque mi botón de compartir está limitado a los usos de la coherencia y que del sentido común hubiera. Y en cualquier caso solo es un botón, no salva vidas, ni acompaña ancianos que a la deriva quedan. ¡Ya quisiera!

Tampoco, por motivos paralelos a lo ya expuesto, puedo poner "me gusta" para que consigais una guitarra eléctrica, o para ser el elegido número un millón en el Iphon 6 Plus o para que vuestra playa sea elegida la mejor de España del mes de febrero porque tontería fuera si tan estúpida acción hiciera.

Me gustaría ayudaros pero para ello teneis que empezar por no ser coñazos y ya bastante ayuda es si conseguís tal cuita asumir. Eso sí, queridos y muy queridos sois, pero coñazos. Y tampoco puedo dar al "me gusta" a todas las baturradas que os tragais calzadas y más que dobladas de internet, como pelar un huevo crudo con cuchillo o comerse un puercoespín de rodillas y a bocaos.

¡Pero manifiesto dejo que os quiero eh!

Por eso y a pesar de todo os tengo presentes y borraros no quiero, aunque alguno por ello a mí me elimineis y olvidado quede. Sentiríalo, pero es queeeeee....

martes, 28 de julio de 2015

Algo por lo que morir

Un texto y un vídeo.....
http://www.youtube.com/watch?v=da5kZpZ_lcw

Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un Hospital de Stanford, conocí a una niñita llamada Liz quien sufría de una extraña enfermedad.Su única oportunidad de recuperarse, aparentemente, era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatir la enfermedad.
El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar su sangre a su hermana. Yo lo vi dudar solo por un momento antes de tomar un gran suspiro y decir: “Si, lo haré, si eso salva a Liz”.
Mientras la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, sonriente mientras nosotros lo asistíamos a él y a su hermana, viendo retornar el color a las mejillas de la niña.
Entonces la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció.
Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa “¿A que hora empezaré a morirme?”
Siendo solo un niño, no había comprendido al doctor; pensaba que le daría toda su sangre a su hermana. Y aún así se la daba.

domingo, 26 de julio de 2015

La rechufla del 26



Un autobús de bizcos por Madrid, el conductor informa a los pasajeros:
Si miran a la derecha podrán ver a la izquierda el Museo del Prado.

viernes, 17 de julio de 2015

El centollo y el rodaballo


Fuimos de Llanes a Gijón a recuperar 150 pavos que me debía Leroy Merlin y no les sale en su burocracia de los tachundas el hacer transferencias.

Nos supuso ir y volver, 200 km. Casualmente ese día era la fiesta local de Gijón, así, que tras romántica visita a su polígono industrial, vuelta por donde hemos venido.

A los dos días volvimos a intentarlo, eran 150 euros muy deseados porque llevaba en conferencias, faxes, correos, esperas interminables con musiquita de fondo esperando que alguien te coja el teléfono tanto tiempo que para mi ya esos 150 euros era como cancelar la hipoteca de tu casa, un deseo que ves siempre lejos hasta que por fin, increíblemente y tras muchos esfuerzos, un día llega.

Ésta vez lo conseguí. Por cierto, aparte burocracias burocráticas, que gente más simpática los asturianos. Todos ellos. La chiquita que me atendió casi me planta dos besos al vernos, bueno, habíamos hablado tantas veces durante la persecución de mis 150 euros que ya éramos amigos.

Por fin los recuperé….. ¡Chelo, los he conseguido! ¿Oye niña, porqué ya que nos hemos metido 400 km. para recuperar mis ansiados billetes no lo celebramos en aquel pueblecito tan mono de pescadores que íbamos de jóvenes? ¿Te acuerdas? ¿Donde estaban esas pequeñas tasquitas bastante cochambrosas donde los pescadores llevaban en sus cubos de fregar el suelo los mariscos y pescados, te enseñaban el cubo y elegíamos el bicho?
¿Tazones, recuerdas? Se comía muy bien y barato. Era un pueblín.

…Para allá que nos vamos.

Ahí seguía el pueblecito, igual que cuando hace 30 años lo vimos por primera vez. Ahí estaban sus tasquitas con sus bancos de madera ya muchas corroídas y decenas de capas de pintura sobre ellas. A la puerta, ahí estaban, los mismos cubos de fregar el suelo con su centollito, su bogavante, sus bichitos esperando que alguien no se fijara en ellos. Las mismas tasquitas, gran parte de ellas cerradas, estamos en temporada baja. Nacional y temporal.

Mira, entremos en este, es de los más cutrecillos –bueno, realmente son todos iguales, pero ese tenía el cartelillo más medio caído que los demás y los banquitos parecían más desvencijados y vetustos que los del vecino-, pero ese es nuestro espíritu, chandalero, gañán y cutre, por lo que es donde mejor nos encontramos.

Nos sentamos en una mesita, al fondo. Recortes de periódicos en las paredes,algún trozo de yeso a punto de caer. Junto a nosotros una vieja congeladora de helados Frigo que ahora servía de repisa a viejas revistas y a algún amarillento periódico. Solo había otra mesa ocupada, donde una mujer entrada en edad y carnes no se callaba ni a ruego ni a súplica. Toda la comida nos sirvió, mientras rellenaba el gaznate de botellas y botellas de sidra, para conocer, sus ires y venires en la vida, sus herencias peleadas y su historia odontológica que contaba a sus dos adormilados, ya anestesiados, acompañantes, y ya, subsidiariamente, a nosotros.

Pedimos un centollo, ¡es un día especial, he recuperado mis 150 euros! Y de segundo un rodaballo, ración de dos. Para beber, sigo siendo un cutre, vino tinto, de la casa por favor, ¿para que más? no distingo entre un Castillo de Gredos y un reserva.

Antes, una cervecita y un vinito de rueda para la señora por favor, de aperitivo, una bolsa de patatas fritas, posiblemente Matutano. Y de entrada, para recibir al centollo, una ración de gambones.

De postre paso, que luego hay que bajarlo haciendo kilómetros en la bici.

¡Venga mesonera! esa cuenta, que nos vamos que ya no aguanto más a la vecina que a estas alturas estaba macizada de sidra hasta la epiglotis y seguia dando a la lengua para su gusto y nuestro disgusto.

Ahí viene la cuentina.

Papelajo pegajoso, garabatos indescriptibles, pero algo bastante legible abajo…

….El pueblecito seguía siendo el mismo, el barecillo también, así como su limpieza con la misma telaraña de cuando lo visité hace 30 años, el suelo…un poco más elevado, normal, la mierda al final crea capa. El techo, éste algo más bajo, la carcoma avanzaba y las vigas cerchean ya.
El cubo de los bichos el mismo, el de fregar el suelo, verde y con asa metálica con sus decoraciones en óxido. La cocinera la misma, ya con bigote y ahora ya empaquetada, diriase encajonada, en el mismo pantalón de tergal negro zaino que cuando la conocí moza, pero hoy tocaba constipado, y cada vez que se acercaba a mi me tenía que limpiar con la servilleta de papel mi sufrida nuca. ¡Bah! No me importa, me encanta la cutrez…. soy así, me mola cutre, chandalero y casposo por demás gañán. Nada como un buen centollo regado con una buena mocarra.

Eso si, la comida la que recordaba, el centollo de quitar el hipo, el rodaballo, mejor, los gambones, esos flojitos. Pero la cuenta, ¡Ay la cuenta! Ésta si que me quitó el hipo.
122 euros.

¿Como anécdota? la comida más cara que he pagado nunca en mi existir no breve ya.

122 euribor, con la que está cayendo en España, este aislado pueblín de la costa asturiana no se ha enterado.

Y yo ahí, con mi nuca llena de mocos, con la vecina de mesa reventándome el seso, con un bicho trotando en mi barriga, con cara de gilipollas y, sin mis 150 euros.

Los chupitos invitación de la casa. Gracias.

martes, 14 de julio de 2015

La rechufla del 14



-He comprado un puzzle de un gallo y no he conseguido colocar ni una pieza.
...Recoge los Corn Flakes.

miércoles, 8 de julio de 2015

¿Porqué tantas medallas españolas?


El deporte no debería de mover tanta paxta. Solo supondría tardar un par de minutos más en llegar a la meta por no ser profesional. Quizás en los 100 metros lisos pisar la línea unas décimas más tarde....¿Y qué?.

El ex ciclista Jesús Manzano, ha declarado ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo, en Lausana (Suiza), que en el equipo ciclista al que perteneció, todos se dopaban, porque, o se prestaban a ello o eran expulsados.

Jesús ha reconocido que se dopó durante 5 años 13 VECES AL DÍA por exigencia de su jefe de equipo. Entre otras mierdas, le falsificaba su médico la receta como si fuese para “su hermana” para meterle hormonas femeninas.

"ESTO LO HACÍA TODO EL EQUIPO O NOS ÍBAMOS A LA PUTA CALLE".
En el deporte de élite TODOS SE METEN DE TODO, y la excepción que confirme la regla.

¿Porqué no salen más si todos están de mierda hasta arriba?

Nos ponemos unos polvitos en el pene al orinar que metaboliza la basura que nos metemos.

VIVA EL DEPORTE DE ÉLITE ESPAÑOL. Que bonito es vivir en la “ignorancia” y sentirnos orgullosos de todas las medallas que últimamente conseguimos los españoles.

VIVA LOS DEPORTISTAS DE ÉLITE ESPAÑOLES, ejemplo, guía y referencia de muchos niños españoles que lucen inocentes su foto y su autógrafo en la cabecera de su cama.

¡Todos se meten! Es el precio que hay que pagar por una puta medalla de mierda.

.....Y solo hay unos pocos que tienen cojones de reconocerlo.

MEDALLA DE ORO PARA JESÚS MANZANO. 

El deporte y el dinero no deberían ir de la mano... aunque se pierdan unos segundos.

sábado, 4 de julio de 2015

Conclusiones de diez años de bici y participar en un foro de MTB

Después de 9.000 mensajes y diez años de aporrear teclas en el foro y leer miles de hilos. Después de 53.240 Km. realizados, casi todo enduro, algo de XC y alguna miaja de carretera, y después de 726.340 m. positivos acumulados y los mismos para abajo pues siempre vuelvo a mi casa que siempre está en el mismo sitio. Todo esto grosso modo, he convenido y dispongo:

Hay solo 2 tipos de bicicletas.

A.- Bicicleta de campo.
B.- Bicicleta de no campo.

En un alarde de frikismo y por alargar el tema, más que por otra cosa, puedo subgrupar el grupo A en:

A1.- Bicicletas buenas
A2.- Bicicletas malas.

En cuanto al grupo B, las bicicletas de NO CAMPO puedo dividirlas en:

Bicicletas.

Luego ya están las bicis de paseo, la de ayuda no se qué, las de subirse por los bancos de los jardines y las de los churreros. Y ya está. Está está.

Y a partir de ahí cada uno que elija la que quiera por el color, la forma, las pegatinas y lo que le salga de los telendengues gastarse porque quiere, puede y debe.

Adios muy buenas.

viernes, 3 de julio de 2015

Europeos o Mundiales


Tenemos lo que nos merecemos.

Antes éramos Españoles, ahora, estos operarios a los que hemos puesto un sueldo, un despacho, una silla y a alguno un palacio para que nos administren correcta y cómodamente, nos han dicho, y así tenemos que aceptarlo -que para eso son los administradores que nos administran-, que debemos de ser Europeos.

Como si ser Europeo fuese algo grande, algo espiritual, el orgasmo de ser, el súmmum.

Pues no, no es el súmmum..... bueno si, lo es, que lo dicen en la tele, pero solo hasta que alguien nos diga que dejamos de ser Europeos, que ahora somos Mundiales y entonces, todos diremos que somos Mundiales.





Lo dicen los que les pagamos para que nos administren.....así, que será.

Beeeee Beeeee.

¿Y porqué no puedo ser Español? ¿Aunque sea Español raso? ¿Español de pacotilla? ¿Español de tres al cuarto?

Yo no quiero ser Europeo cojona, los Europeos están aburridos, son unos siesos, están depresivos y tienden al suicidio.

¿Pero porqué esa puta manía de la globalización globalizada?

¿Qué pasa con nuestras señas de identidad? ¿Esas señas gañanas y casposas que son tan nuestras?

Yo quiero ser Español, me gusta que los demás fumen en la barra del bar y me echen el humo en la nuca, me gusta pisar en nuestras cantinas las cascarillas de las gambas y que suenen craaaak, me gusta echar la servilleta al suelo y que a las doce me aparte la oronda camarera de un escobazo para recogerlas, me gusta el cante jondo, el cine español, la envidia, la mujer de mi prójimo y ponernos verdes a nosotros mismos por ser Españoles.

Por gustarme, me gusta hasta ser el último en todas las encuestas de desarrollo en el telediario de las nueve. El último si, ¿pero la cara cachondos que tenemos? ¡Si se nos está llenando la costa de siesos y pelirrojos de lo bien que se lo pasan con nosotros!

Me gusta tomarme una cerveza junto al mar en esos chiringuitos que por ser europeos debemos derribar, no quiero los tomates de Marruecos quiero los de mi país, y mis vacas, y mi aceite de oliva y las pipas Facundo, el placer de este mundo.

Quiero mi vecina con sus rulos y Manolo el del bombo....bueno estos dos últimos no.... pero quiero que sigan existiendo que los dos forman parte de mi propia, gañana y casposa identidad.

Somos europeos, la era (moda) de la ecología. Se acabó pasear por el monte, se acabó acampar, se acabó mear en la orilla, cagar bajo una encina, bañarse en un río, entrar en una cueva, salirse del camino o coger setas.

Cubo verde, amarillo, azul, el de las pilas, el del vidrio y el de los aceites requemados.....pedidnos que colaboremos sonriendo pero por detrás, freídnos a impuestos amenazando.

¡Venga va que si no os vais a quedar escocidos! Colaboraremos. Ya llenaremos las viviendas esas de 30 metros que nos queríais encalomar de cubos de colores, pero... dejadme ser Español....... ¡Coño! por lo menos de una a dos, la hora del aperitivo. Y dejadme, aunque no quede muy Europeo, que tire la cascarilla la gamba al suelo, ya la recogerá alguien redié.

Hemos dejado de ser Españoles, Estos muchachos que hemos puesto a sueldo para que nos administren se les ha ido de la manos eso de la “Administración”. Ahora son la “Autoridad”.....y... a ver quien se la quita ahora.

Ahora tenemos que ser Europeos, pero mañana, mañana seremos Mundiales y pasado, Universales.

Yo no quiero ser Europeo redié que ya hay muchos y es la ostia de aburrido. Miradles las caras.

Beeee