-NO TE PREGUNTES SI ERES FELIZ, PREGÚNTATE SI HACES FELICES A QUIENES TE RODEAN.

miércoles, 27 de marzo de 2019



No te tomes tan en serio la vida, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.

martes, 12 de marzo de 2019

El antes y el ahora del Erg Chebbí




Cuando comencé a ir a Merzouga era un pueblecito, sin carreteras, sin gasolinera con cuatro modestos alojamientos. Estos no disponían ni siquiera de electricidad. Allí íbamos cuatro todoterrenos y cuatro porretas a mirar estrellas, escuchar tambores y beber té, en el mejor de los casos, una coca cola caliente.


Dos décadas más tarde Merzouga ha dejado de ser el paraíso de unos pocos chalados que allí encontraban la evasión del día a día y quemaban adrenalina solo con llegar. 

Ahora todo ha cambiado, una gasolinera, dos carreteras para trasladar por ellas decenas de autocares repletos de turistas arrastrando maletas con ruedines han hecho su efecto llamada y el Erg Chebbí se ha desbordado de hoteles, y las dunas de “haimas de lujo”. 

Todo tiene su fin y en el Erg Chebbí el Wali de Er-Rachidia ha decidido poner coto a todo ese sin sentido que poco a  poco ha ido infectando el arenal.


Ya se están desmontando todos los campamentos, legales e ilegales, que se han instalado en un contínuo y abusivo goteo en el Erg y que a reclamo del nuevo turismo llegado allí ya contaban con las mismas instalaciones que un buen hotel. ¡Hasta los cuartos de baño los alicataban y las haimas tenían su interruptor para dar luz!

Tal desmesura lo que ha conseguido es contaminar el lugar y perjudicar el acuífero que a tan solo cuatro metros tiene sus aguas bajo la arena yerma.


Es verdad que el turismo convencional ha sido la causa principal de tal situación, o quizás el remate, pero los Cuattreros también llevamos nuestra parte, exigiendo poco a poco que los alojamientos tengan electricidad, aire acondicionado, cerveza fría, wifi y agua caliente y si no, no era un buen alojamiento.


En cuanto al Erg, una cosa es atravesarlo en rutas de transición  y otra echar días en él surfeando y bajando de rato en rato a bañarnos a las piscinas de los hoteles convirtiéndolo en un parque temático con quads, esquí, buggis y los TTs de un lado para otro en un circuito sin sentido.


 Nosotros no estamos exentos de culpa. Somos los primeros que hemos cedido a la comodidad, en detrimento de lo que hace unas décadas era una aventura.