-NO TE PREGUNTES SI ERES FELIZ, PREGÚNTATE SI HACES FELICES A QUIENES TE RODEAN.

viernes, 29 de julio de 2016

Mensaje en mi muro




Queridos amigos, porque queridos sois si aquí os tengo.

Por favor, aunque como digo aprecio os tengo y a la par, como seres humanos ponderados y venerados sois, hay cosas que me resulta imposible facilitaros aunque por muchos de vosotros mi vida diera con solo pedirla fuera.

Pero.... no puedo facilitaros pastillas para el Candy ese de las pelotas, tampoco puedo poner velas, ni virtuales ni de veras. Ni dar a compartir para salvar a los pájaros bobos ni para desear saludable vida a todos los perrillos que abandonados quedan porque mi botón de compartir está limitado a los usos de la coherencia y que del sentido común hubiera. Y en cualquier caso solo es un botón, no salva vidas, ni acompaña ancianos que a la deriva quedan.

Tampoco por motivos paralelos a los ya expuestos, puedo poner "me gusta" para que consigais una guitarra eléctrica, o para ser el elegido número un millón en el Iphon 6 Plus o para que vuestra playa sea elegida la mejor de España del mes de febrero.


Me gustaría ayudaros pero para ello teneis que empezar por no ser unos coñazos y ya bastante ayuda es si conseguís tal cuita asumir. 

Eso sí, queridos y muy queridos sois. Pero coñazos. 

Y tampoco puedo dar al "me gusta" a todas las baturradas que os tragais calzadas y más que dobladas de internet, como pelar un huevo crudo con cuchillo o comerse un puercoespín de rodillas y a bocaos.

¡Pero manifiesto dejo que os quiero eh!

Por eso y a pesar de todo os tengo presentes y borraros no quiero, aunque alguno por ello a mí me eliminéis y olvidado quede. 

Sentiríalo pues, pero es queeeeee....

martes, 26 de julio de 2016

No mires a la derecha...


Con las linternas solo alumbrábamos a la izquierda. 

No hay problema, si no ves algo es porque no existe.. De la derecha no queríamos saber nada.


  

domingo, 17 de julio de 2016

Crónica Mauritania (11-09)


 Recién llegados de África mi Patrol y yo, a cual más reventado con más de 8000 km. y 1.200 litros de combustible a una insoportable media de 49.6 km. por hora.

Hace tres semanas cruzamos Marruecos y el Sahara español en dos días, conduciendo 14 horas diarias por las peligrosas carreteras africanas que de noche son una ruleta rusa, en la que después de tantas horas de conducción, las luces de los camiones que se te cruzan invadiendo parte de tu calzada te obligan a apartar la mirada del reflejo de sus luces, pasando a escasos centimetros de nuestros morros.

Cada vez que viajo a África me parece algo normal, solo al volver te das cuenta de su peligrosidad, pero allí te acostumbras, y al final, parece convertirse en un juego virtual en el que parece que si chocas lo único que sucede es que pierdes la partida y hay que echar otro euro para continuar jugando.

Aún así, allí no es tan peligroso, todos tus alertas adormecidas en España se activan allí y los reflejos se multiplican.

Tras los lentos y primitivos trámites en la penosa frontera Mauritana y atravesar la zona libre, territorio de nadie, una trialera de 4 kilómetros atiborrada de minas y coches reventados por ellas, iniciamos nuestra ruta por el país en dirección a Malí, donde
llegamos a Atar, y después a Chinguetti la séptima ciudad sagrada del Islam. Después, rumbo a oriente y más tarde al sur para acometer una gran zona desértica entre un inmenso mar de sol y dunas desde Ouadane hasta Tidjika. Las autoridades nos dan referencias de que todos realizan este trayecto desde una pista que sale de Atar y llega a Tichit, pero que atravesando las dunas no es posible. Por donde lo hicimos fue una sonada etapa del Dakar del 2.000 en la que solo lo consiguieron cruzar con éxito dos Mitsubishis, teniendo que ser rescatados de la arena todos los demás. Nosotros, al haber llovido un poco y no tener la prisa de los Dakarianos por llegar a meta lo tendríamos algo más fácil, aunque


impresionaba ver lo que teníamos por delante, arena, arena y arena. Una vez dentro si hay problemas y los coches no quieren avanzar……buff, mejor estar muy preparado física, psíquica y técnicamente para salir de allí a pié.


Cuando en los numerosos controles militares antres de adentrarnos en el desierto nos preguntaban que por donde pensábamos atravesar el desierto y les señalábamos con la mano la dirección insistían en que ello no era posible, que por allí no pasaba nunca nadie. Ante nuestra insistiencia, se daban la vuelta con un gesto de..... Illsaláh....Si Dios quiere y de "iros a paseo chalados".


Tardamos 3 días en sortear el mar de dunas, conducíamos 12 horas diarias y hacíamos tan solo 100 km. diarios por la gran dificultad de la navegación en una fina arena que engullía los coches. La complicación de esas dunas, distintas en color y densidad a las que conocíamos hasta ahora y por los continuos atrancos, nos obligaba a  palear repetidamente bajo los coches para liberarlos cuando se los tragaba la arena.

Una tormenta de arena estando en medio de ese Erg, o una lluvia, muy habitual en el desierto en estas épocas, nos habría puesto las cosas realmente delicadas. Pero ya estábamos allí y no había vuelta atrás, si la mecánica funcionaba, y la climatología no nos jugaba una mala pasada, la gran experiencia de navegación en dunas de nuestros guías era una buena garantía.

Sentía una gran sensación de claustrofobia. No ver alrededor tuyo más horizonte que arena en cientos de kilómetros y que la mayoría de los que allí estábamos, por físico, dependíamos de la mecánica de nuestros coches para poder escapar de allí, te sobrecogía.

Si los TTs encallan en el desierto por una climatología adversa y se paran a 200 km. de la pista transitada más cercana, caminar 50 km. diarios para sortearlo en 4 días y calcular el agua que debería de cargar fue lo primero que me sobrevino a mi cabeza. ¿Quien aguantaría durmiendo por el día y caminando 50 km. cada noche con el poco agua que se podía trasladar?
Allí tampoco se piensa mucho en ello, la cabeza no mide el riesgo con los mismos baremos que en Europa y como los nómadas, vives el momento, el futuro son las próximas 2 horas, no se percibe el peligro igual que en la urbe, pero ya aquí, en España, con la cabeza fría y recobrando la "mentalidad temerosa y protectora occidental" se vé como una temeridad.

Tan inhóspito y agreste era el lugar que pasamos por una zona militar secreta del ejército Mauritano fronteriza con Malí y al vernos los centinelas acercarse nuestros 10 coches por donde nunca antes habían visto a nadie, hicieron que el mando hiciese salir a toda la guarnición a interceptarnos antes de acercarnos más a sus instalaciones. Nos debieron de confundir con los bandidos, que son frecuentes

en esa zona y que hace poco degollaron a una patrulla Mauritana, por lo que la alerta debía de ser máxima y en cuanto nos divisaron a bastantes kilómetros salió toda la guarnición apoyados por dos furgonetas todo-terreno con ametralladora que pusieron una a cada lado de nuestra caravana y desplegándose todos los soldados que los ocupaban, rodeándonos, tirándose cuerpo a tierra y apuntándonos desde las dunas y dándonos orden de no movernos hasta que llegara el mando de la guarnición. Allí ni respirábamos. Yo pensé, joder son militares no terroristas, tranquilidad. Pero los militares Mauritanos...no tiene mucho que ver con un militar al uso y menos en ese lugar donde estarían los "castigados".

Cuando llegó el mando y nos preguntó que hacíamos allí el tío flipaba.

"Estamos de Rally 4x4".

¡PERO QUÉ RALLY! decía llevándose las manos a la cabeza sin creerse lo que estaba viendo. Pero ya cuando le explicábamos por donde habíamos venido y por donde tratábamos de marchar, -si no nos ametrallaba antes el tipo-, ya bizqueaba y miraba al cielo frotándose la testa.

¡Si nadie ha pasado por allí, nunca! ¡No se puede, es imposible ir por allí! ¡AQUÍ TODOS QUIETOS HASTA QUE PIDA INSTRUCCIONES A LA CAPITAL! Cuando le ví sacar el teléfono vía satélite pensé, si con ese cacharro piensas hablar con la capital del pais nos quedamos aquí a vivir.


Después de varias gestiones del jefe militar con sus mandos de la capital por teléfono satélite tras apuntar con su antena a todos los puntos cardinales (Al Este, compañero, al Este está el satélite joder, que haces apuntando a las canarias), y sin tener claro quien pasó más miedo, si ellos de los "bandidos", o nosotros, de estar encañonados media hora por unos asustados soldados que cuando nos rodearon y al coger alocadamente los cascos cuando dieron la alarma no debieron atinar con los suyos y les bailaban en sus cabezas teniendo que llevar el arma en una mano y con la otra sujetárselos y que cuando se tiraron cuerpo a tierra, se les caían y rodaban por las dunas. De coña fué la "marcial" forma de rodearnos alocadamente. De haber tenido malas intenciones no habríamos dejado uno vivo.Estaban literalmente cagados....nosotros más.
Una vez revisados todos los pasaportes y darles sus mandos vía libre, nos dejaron proseguir, insistiendo en que estábamos como sonajeros de andar por allí.


Estuvimos 8 o 9 días seguidos acampando en el desierto sin pisar carreteras y sin pillar una ducha, Fernando y yo dormíamos al raso, siempre nos ha gustado contar estrellas en el desierto, pero 2 noches por el viento y la humedad tuvimos que montar la tienda.


Eso de las tiendas Decathlón son un infierno; las tiras al aire y se montan solas en un plis, pero recogerlas es un trabajo de ingeniería, me siento incapaz de atinar con ese extraño juego de muñecas que tienes que hacer para que la maldita tienda se pliegue. Es mejor comprar una para cada día e ir dejándolas allí.

Pasamos muy cerca de Malí y Senegal, apenas 90 km. del primero y 60 de éste, y llegamos a Noakchott, la capital del país.
Marruecos comparado con Mauritania es Nueva York, la pobreza es extrema, según avanzábamos hacia el sur se asemejaban ya más a los paisajes de la sabana del África negra y del Sahel, las pieles mucho más oscuras y la fisonomía de los habitantes más erguida y de considerable altura comparada con los marroquíes.

Tomamos ya desde la capital dirección norte por la orilla del mar, kilómetros y kilómetros de playa hasta llegar al Cabo Tafarit donde compramos peces a los pescadores que allí estaba y después de un laborioso trabajo de limpieza y descame, los cocinamos en un fuego en la playa.

Cuando salimos a la carretera, una de las pocas que tiene el país, era lentísimo el avance debido a los continuos controles militares que nos paraban, algunos cada 5 km. ¿Qué podíamos hacer ilegal en un tramo de carretera de apenas una decena de kilómetros para que nos parasen continuamente? Lo más que pudiera suceder es que nos caducaran los pasaportes en esos diez minutos, pero en fin, es algo inevitable en África, hay que sacar los pasaportes continuamente y darles –no se para qué- tu profesión que les encanta saber lo que eres.


En los arcenes se acumulaban los camellos, los borricos y las vacas muertas atropellados por los vehículos, los había por docenas y nadie se ocupaba de recogerlos.





De vuelta hicimos noche en Villa Cisneros, ahora llamada Dakhla, antigua ciudad española. Allí encontré un sacerdote español, uno de los dos que quedan en todo el Sahara Occidental, estuvimos en una terraza tomando una cerveza y charló con nosotros sobre la marcha verde que el vivió de cerca y como el espabilado del Hassan enviaba Marroquíes a la zona para sobre poblarla y ganar así un improbable referéndum y hacer suyo todo el Sahara. El elemento éste mandó contra las tropas españolas a 300.000 civiles de los que 150.000 se quedaron a vivir allí.

Al día siguiente dormimos en Tan tan, antes pasamos por Tarfaya, otra plaza española y en ese momento estábamos a 100 km. de las Islas canarias, buena cobertura Movistar y emisoras en español que nos ponían al día del secuestro del Alacrana y de los derrapes del Atlético de Madrid.


El último día ya muy cansados decidimos hacer 1.400 km. desde Essauira y ya del tirón cruzando la frontera por Ceuta y cogiendo el Ferry llegar a casa.


El contraste entre Marruecos y Mauritania es brutal, cuando aquel mira claramente al norte buscando un acercamiento a Europa lento pero progresivo, Mauritania mira al sur, así como sus pocos enlaces asfaltados que apuntan más a Senegal y al Sahel que hacia sus mal avenidos vecinos del norte.


Un viaje que tenía por hacer pero que no sé si volveré a repetir…..demasiado rudo para tan poco tiempo. O haces kilómetros de sol a sol sin descanso y gastas tus fuerzas en avanzar metro a metro por el desierto o lo dedicas más tranquilamente a enriquecete conociendo a sus gentes, las dos cosas es imposible en tan solo 20 días.



Ver pasar arena y más arena sin mirar a los ojos unos segundos de quienes te encuentras, sin un rato para expresarme por señas al atardecer cuando cansado llegas a algún sitio habitado, o pasar en nuestros coches sin aprender algo de lo mucho que saben de sobrevivir quienes allí habitan, no es mi ideal de viaje a África.




Aún así, hay que ir una vez en la vida al menos a sufrirlo y disfrutarlo. Mucho queda en la retina y en el espíritu cada vez que cruzo el Estrecho que me hace ver la vida de otra forma durante una buena temporada……..hasta que se me gaste el “carburante” y vuelva a bajar a “casa”.